Arte, Fotoralia

Guía de cuidados básicos

¿Ya has comprado un cuadro canvas y te fascinó tanto como se ve, que te gustaría tenerlo por siempre?

Los cuadros canvas por su naturaleza tienen un periodo de vida, ya que se componen de materiales que a través del tiempo se van degradando. Es normal que con el paso de los años los colores empiecen a perder su tonalidad, pero para que esto no suceda de forma tan abrupta, te aconsejamos seguir algunos cuidados básicos.

Guía de cuidados básicos

1. Aleja tu cuadro de toda fuente de calefacción o aire acondicionado. Una temperatura estable es lo ideal, en torno a 19ºC, pero como es difícil de conseguir en un hogar doméstico, te aconsejamos colocar tus obras alejadas de chimeneas, radiadores, aires acondicionados, etc.

2. Evita colocarlos en ambientes húmedos

Los soportes con lienzo están hechos de madera, y la impresión está hecha en tela, por lo que retienen y transmiten calor y humedad, que son caldo de cultivo para microorganismos. Descuelga los cuadros de pintura de las paredes al menos dos veces al año y revisa el reverso, y retira cualquier agente extraño al mismo.

3. Ilumínalos adecuadamente

La radiación ultravioleta del sol y la luz artificial, producen decoloración en la impresión y disminuyen la intensidad de los colores. Evita que tus cuadros estén expuestos a la luz solar directa mediante cortinas, ventanas, etc. Si hace falta cambia su ubicación.

Si colocas focos que iluminen de forma permanente al cuadro, mejor que sean de luz fría, así no añadirán luz y calor extra, que los podría dañar. Lo ideal es una iluminación indirecta. Te recomendamos ponerla a 2 metros de distancia de tu cuadro.

4. Elimina el polvo con delicadeza

Te recomendamos que utilices un pincel de cerdas suaves para quitarle el polvo. Es preferible un poco de polvo antes que una limpieza demasiado agresiva. Nunca utilices trapos húmedos, con solventes o detergentes que puedan dañar los colores.

5. Consérvalos libres de humos y contaminación

Al colgar tus cuadros sobre una chimenea que uses, en pocos años verás cómo se oscurecen sus colores. Cuando colocas un cuadro en la cocina, los humos y grasas al cocinar se depositarán en la superficie del cuadro.

Como recomendación, para que esto no pase con tus cuadros, lo ideal es colocarlos en habitaciones en donde no haya mucha variación de iluminación y temperatura. Las habitaciones como estudios, dormitorios o salas de estar son muy adecuados, en contraste de un lugar donde el viento, la humedad y el calor se presentan constantemente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.